adiestramiento-canino-educacion-canina

Diferencias entre adiestrar y educar a un perro

No es lo mismo la educación que el adiestramiento, te explicamos porque uno no debería suplir al otro

Mucha gente piensa que adiestrar a un perro implica estar dándole órdenes a todas horas y coartar totalmente su libertad. Pero nada más lejos de la realidad.

David Montero y María Navarro de Conecta Adiestramiento y Educación para perros, nos enseñan desde su experiencia profesional.

adiestramiento-canino-educacion-canina

En la vida de un perro hay momentos para asumir responsabilidades y momentos en los que puede hacer lo que quiera. Que tengas a tu mascota adiestrada no implica que continuamente le estés exigiendo que haga ciertas acciones. Tienes que hacer un uso razonable y responsable del entrenamiento y no exigirle de forma tiránica.

Entrenar a un can en obediencia no es para que este se convierta en un robot. Tienes que dejarle ratos en los que no le pidas nada, de forma que haga cosas propias de perros: oler el entorno, jugar con otros animales, tener una cierta actividad física, etc. Solo de esta manera tendrás un perro que tiene cubiertas todas las áreas de su vida y por tanto es feliz.

 

(insertar video)

Enseñarle para que tengan más libertades

Es importante tener en cuenta que a un perro adulto adiestrado le podremos dar más libertad que a otro del que no nos fiamos en absoluto. Le podrás soltar para que olisquee tranquilamente sabiendo que en el momento en el que le llames acudirá. En cambio muchas personas no llegan a soltar nunca a su compañero canino porque tienen la certeza de que no les va a hacer caso. Pero lo paradójico es que piensan que enseñarle obediencia va a ser negativo porque coartan su libertad, cuando realmente es justo lo contrario.

Puede parecer que adiestrar y educar es lo mismo, pero son dos conceptos totalmente diferentes.

  • Al adiestrar a un perro se le enseña una serie de acciones como el sentado, tumbado, quieto, etc.
  • El educar es para que un can sepa comportarse en sociedad.

También hay que entender que perro adiestrado no tiene por qué estar educado, y uno educado no tiene por qué estar adiestrado.

Cuando se habla de entrenamiento canino mucha gente lo confunde con educación. Educar a un cachorro para que sepa convivir en sociedad no tiene nada que ver con adiestrarlo, de hecho el adiestramiento no debería suplir la educación. Si tu cachorro o perro adulto salta sobre las visitas, rompe cosas en casa, te roba la comida, ladra al timbre o a cualquier otro ruido, etc; no debería preocuparte adiestrarlo, sino educarlo. De otra forma estarías poniendo un parche, ya que tu mejor amigo debería saber comportarse en esas situaciones.

Es más importante la educación que el adiestramiento

Aunque ambos son compatibles, ya que al fin y al cabo son complementarios. Un perro educado no tiene por qué acudir a la llamada y un perro entrenado en obediencia no tiene por qué saber convivir de forma aceptable en sociedad. Priorizamos la educación canina antes que el adiestramiento, pero en el caso de que un can ya esté educado es muy interesante enseñarle a venir para tener una llamada fiable, entre otras cosas. De esta manera podremos disfrutar más del tiempo que pasamos con él.

Hay que tener en mente que adiestrar a tu compañero canino no es ni bueno ni malo. Todo depende de cómo se haga el entrenamiento y del uso del mismo. No recomendamos que el proceso de enseñanza sea tiránico, ya que tu mejor amigo debería disfrutar aprendiendo. Y tampoco que se use la obediencia canina como un parche para suplir un problema de comportamiento.

Pero haciendo un uso correcto del mismo y estableciendo una relación claramente positiva con tu perro, puede ayudarte a confiar más en él y darle una mayor libertad.

Los puntos clave que se deben cuidar a la hora de adiestrar a un perro adulto es tener una relación sólidamente construida, de forma que tu mascota se lo pase bien y disfrute estando contigo. Que durante el aprendizaje lo veas motivado y con ganas de trabajar conjuntamente. Y que después de finalizar el adiestramiento hagas un uso responsable y racional del mismo sin que se preste al abuso.

 

Si cumples estos requisitos ¡entrenar a tu perro es una excelente opción!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *