Gato Balinés

Misteriosos, inquietantes, independientes… los gatos se encuentran entre los animales que más han fascinado a los humanos, hasta el punto de merecer ser considerados seres demoníacos. Todo ello se debe a su singular elegancia de movimientos, a sus ojos enigmáticos, a la belleza y suavidad de su piel. Hoy hablamos del gato balinés.

El gato Balinés es una raza de gato doméstico derivada del gato siamés y el cruce con gatos de pelo largo, donde sale un felino con una complexión y variedades de colores similares al Siamés, pero con un pelo largo, sedoso y abundante.

Origen: En América en la década de 1950. en una carnada de siameses se produjo en un gatito una mutación. En vez de tradicional pelo corto, se presentó con el pelaje largo de los persas. Y de aquel ejemplar «prototipo», acoplado posteriormente con otro siameses nacidos también de mutaciones de pelo largo, se creó el siamés de pelo largo. Pero los criadores de los auténticos siameses de pelo corto protestaron por la denominación que fue cambiada entonces por el nombre de Balines, aunque la isla de Ba (Indonesia) no tiene nada que ver con la nueva raza. Manto Largo, fino como la seda carente de subpelo y también del collar característico de las razas de pelo largo.

Color: El color del manto puede ir desde el rubio claro hasta el crema con colores más claros sobre el vientre y sobre el pecho. Una mascara marrón oscura cubre enteramente el hocico pero sin invadir la frente y uniéndose, en cambio, con líneas ligeras hacia las orejas.

Cuerpo: Largo y ligero, pero también dotado de buena musculatura. Los movimientos, ligeros y agraciados, recuerdan los de los bailarines de Bali. Extremidades delgadas, más altas las posteriores. Cabeza en forma de cuña bien proporcionada a la delgadez del cuello. Orejas anchas desde la inserción, nariz larga y derecha.

Ojos: Azul intenso, en forma de almendra. Cola Larga y afilada. Carácter Sociable, afectuoso, inteligente, acrobático, saltarín. Se hace entender con voz implorante, casi del mismo tono y fuerza que su primo el Siamés.

Dueño ideal: Se encariña con toda la familia, pero elige una persona a la que se entrega. Es un gato de apartamento, que agradece también los espacios abiertos como la terraza y el jardín.

Alimentación: Nada especial Es un gato fuerte y sano. Cuidados peinado y cepillado como se ha aconsejado para todas las razas de pelo largo.El pelaje es menos propenso a formar nudos que el de los persas.

Reproducción: Nacen 3-4 cachorros en cada parto. Si se cruza a un Balines con un Siamés, se obtienen gatitos con las características de los Siameses, pero con el pelo corto felpado. Los Balineses llegan a la madurez sexual antes que cualquier otra raza de pelo largo. Son excelentes padres y juegan muchísimo con los hijos.

Defectos: Ojos de color diferente del azul, o bien carente de pigmentación; extremidades posteriores débiles presencia de subpelo cola defectuosa sensación de poca salud. Variedades los Balineses de otros colores se llaman Javanéses. Así como el Balines es un Siamés de pelo largo, el Javanés es un Shorthair de pelo largo.

Dos gatos mejor que uno

Hace tiempo que tengo un gato, y aprendí que si es posible tener dos, hay que tenerlos. Parecería una complicación pero ¿lo es en realidad? ¿Cuán difícil es cuidar a más de un gato? A continuación verás algunas razones que explican la conveniencia.

Los gatos naturalmente definen su territorio y lo defienden con firmeza. Pero no todos los gatos son así, especialmente si los acostumbras desde chiquitos a compartir su espacio con otros gatos, es muy fácil que convivan armoniosamente. También tiene que ver con la personalidad del gato. He tenido gatos sin ninguna agresividad en su conducta y los que tengo actualmente solo se relacionan conmigo.

La clave está en adoptarlos cuando son pequeños y adoptarlos juntos. Los hermanos se llevan bien , generalmente han compartido refugio con todos sus hermanos y van siendo adoptados por distintas familias. Si decides adoptar dos o tres, no les resultará una novedad compartir espacio con otros gatos que ya estén en la casa y para cuando lleguen a ser adultos, el hecho de incorporar un nuevo gato, no les representará mayor problema.

Si al tomar la decisión estás pensando en que es lo mejor para los gatos, piensa que los refugios están superpoblados de gatos buscando hogar. Al adoptar más de un gato por vez, estás ayudando a los refugios a aliviar sus tareas.

Considera también que si pasas mucho tiempo fuera de tu casa, un gato solo puede sufrir mucho la soledad. Llevándole un amigo para jugar, no solo le estás proveyendo compañía cuando no estás, sino que le estás proveyendo situaciones para que hagan ejercicios y mantenerse delgados y saludables.

La única parte negativa de todo esto, es que debes duplicar todo, la comida se acabará más rápido, la caja sanitaria deberá ser limpiada mas seguido, y habrá el doble de pelos de gato por toda la casa. Aún así, es muy poco lo negativo para todos los aspectos positivos que hemos comentado.

Nada puede superar la sensación de un gato descansando en tu falda, a no ser que seas afortunado y tengas dos gatos descansando en tu falda. Toma la decisión correcta, y adopta dos gatos hoy mismo, ¡le harás dos favores al mundo si lo haces!