Lenguaje y comunicación del gato

Lenguaje de los gatos sus gestos y significado

Vemos cuales son los gestos de los gatos y analizamos su significado

Si tienes un gato en casa seguro que conoces perfectamente qué es lo que quiere cada vez que hace algún gesto en particular, tan sólo con mirarlos sabemos lo que quieren.

gestos de los gatos - su lenguaje

Siempre que deseen que les prestemos atención, se colocarán en un sitio estratégico, junto al marco de la puerta, en medio del pasillo o en lugares de mucho tránsito para reclamar unas caricias.

También sabemos identificar los gestos cuando están intranquilos, enfadados o molestos, por los movimientos de los bigotes y la cola, por sus pupilas y por los gruñidos o su característica forma de erizar el lomo.

Los gatos antes de atacar a una presa, ya sea un pájaro al que quieren cazar o a una pelota o juguete, siempre dilatarán las pupilas y los bigotes estarán muy abiertos, ya que son potentes sensores que dan información sobre el entorno.

Si un gato está investigando una zona desconocida, o esta caminando por un muro o un sitio alto, estirará los bigotes para captar mejor las distancias. Los bigotes son como antenas y en cierta manera como un radar.

Las orejas: si las oreja de un gato están hacia arriba indican que está feliz, si están hacia delante es que está enfadado y hacía atrás indican alerta.

Pero todo esto mencionado hasta ahora sobre los gatos podría catalogarse de comunicación gestual básica. Estos felinos son seres muy desarrollados, con una capacidad impresionante de comunicación que se ha estado investigando al detalle.

Los signos que utilizan los gatos se pueden catalogar de dos tipos principales: los de naturaleza fugaz: mímica, gestos, voces y los signos de naturaleza perdurable, que se manifiestan como marcas de olor.

En la próxima entrega hablaré de la mímica y las voces, solo para los amantes de los gatos que quieran profundizar en la maravillosa naturaleza de esta mascota.

Desde siempre se ha dicho, no solo los detractores, que los gatos son seres solitarios, incluso antisociales, pero según la etología, la rama de la biología que estudia el comportamiento de los animales, los gatos domésticos no son tan solitarios como se pensaba.

Para afirmar esto, basan sus teorías en el hecho de que su domesticación fue voluntaria.

En el antiguo Egipto, los gatos fueron aceptados en los ámbitos del ser humano debido a sus habilidades como cazadores de pequeñas plagas o especies peligrosas como ratones o serpientes.

Fue alimentado y cuidado para que se integrasen en el ambiente familiar y de esta manera resultaran útiles en la defensa del hogar. Los gatos aceptaron la situación y demostraron una capacidad de crear signos para su comunicación con el hombre.

Los integrantes del reino animal carecen de lenguaje verbal para poder expresarse, por eso la naturaleza les otorgó otras formas de comunicación, una capacidad innata a todos los animales necesaria para su supervivencia, defensa y procreación.

Cada especie utiliza una serie de gestos fácilmente reconocibles, a los que debemos prestar atención para lograr la comprensión de sus necesidades y recibir lo que nos quieran transmitir.

Un gesto típico del gato, cuando nos tiene confianza y cariño, es frotarse contra nosotros, primero la cabeza, pasando el lomo y por último con un roce de la cola. Es una forma de trasmitirnos su olor, una especie de marcar el territorio de lo que siente como sus dominios.

Otro signo de amistad es acostarse boca arriba, dejando al descubierto su parte mas frágil en caso de ataque, demostrando que está indefenso ante nosotros.

Es muy común que un gato al despertarse se lama y nos lama, también después de haberse lavado, es por el mismo motivo, además de ser una demostración de afecto, intentan tener mayor relación con sus dueños.

Los signos que utilizan los gatos se pueden clasificar en dos tipos principales, uno de tipo fugaz como la mímica, gestos y voces y signos de naturaleza perdurable como las marcas de olor.

En la próxima entrega hablaremos mas detenidamente de ellos, por ejemplo, de la capacidad de transmitir, según los etólogos, de hasta doce señales diferentes con la cola.

Nadie mejor que aquel que tiene un gato en casa sabe que significa cada gesto que realiza, para los amantes de los mininos nada nos complace mas que observar su comportamiento y deducir su estado de animo.

Los gatos pueden transmitir una cantidad considerable de señales con la cola.

Si un gato se acerca a nosotros con la cola extremadamente levantada, mostrando su zona anal, es un gesto de mucha confianza, es el mismo que utilizan instintivamente cuando se acercaban a su madre para que los examinara.

Según la intensidad de los movimientos que hagan con la cola, es lo que quieren expresar. Si un gato golpea contra el suelo su cola en forma ondulante, está muy nervioso y enfadado, si está relajado realizará un ligero movimiento de balanceo, que repite al sentirse atraído por algo.

También puede agitar fuertemente la cola al aire, es otra forma de mostrar nerviosismo.

Si camina con la cola recta, indica amistad, pero si la eriza señala agresividad.

Cuando la arquea, puede significar varias cosas, dependiendo del ángulo, puede ser que el gato esté a la defensiva, si la arquea suavemente señala gran interés por el amo, un gesto muy común  cuando le está por servir la comida en su cuenco.

En cuanto al lomo, si el gato redondea la espalda significa que desea ser acariciado, aunque si la arquea demasiado es que está irritado.

Muchas veces vemos cómo a un gato se les eriza el pelo del todo el cuerpo, generalmente es cuando tienen miedo, es una actitud defensiva, eriza todo su pelo para aparentar ser más grande de lo que en realidad es. Sólo si están dispuestos a defenderse de lo que los asusta, si piensan atacar, erizarán los pelos de la zona media del lomo y la cola.

El gato es un felino que tiene muy desarrollada su musculatura, incluso en la cara, lo que le permite realizar muchos “gestos” y si a esto sumamos la múltiple combinación que pueden realizar moviendo las orejas, los bigotes, los ojos y el pelo, tenemos un abanico muy amplio de comunicación no verbal.

Las orejas hacia delante indican interés por alguna situación de su entorno, del tipo interés amistoso, ya que si las dirige hacia atrás puede indicar que se encuentra en una situación de amenaza y está dispuesto al ataque.

Otras expresiones que realizan los gatos incluyen el movimiento de los bigotes: si los abren en forma de abanico y los tiran hacia atrás, abriendo la boca, es una posición defensiva, no necesariamente que piensen atacar, es una señal de miedo.

Por otra parte, un gato con los bigotes extendidos a los lados demuestra calma y tranquilidad.

Como todos saben, los mininos tienen una colección variada de ruidos que emiten para comunicarse, que son diferentes según las situaciones y destinatarios del mensaje, incluso entre receptores humanos, de su propia especie o si se quieren comunicar con otros animales.

Los ejemplos mas diferenciados son los sonidos que emiten cuando se encuentran en celo, que son totalmente diferentes a los que pronuncian con su amo, para el que tiene algunos destinados a solicitar comida, otros para solicitar mimos y atención y algunos para demostrar enfado.

Los sonidos se pueden dividir en dos categorías. En la primera se encuentran los maullidos que emiten con la boca abierta y cerrada, tal cual como una conversación. Se les llama sonidos “vocales” y constituyen el auténtico vocabulario del gato, con variedad de modulaciones que hacen de sus maullidos se transformen es un mensaje perfectamente identificable.

La segunda categoría de sonidos incluyen los de mayor intensidad, habitualmente los que utilizan para comunicarse con los demás gatos u otras especies: gruñido del macho que ataca, el bufido del gato amenazado…

Los gatos pueden ampliar su repertorio de sonidos “vocales” siempre que sea estimulados, aunque su expresividad dependerá también de su raza.

Los siameses son considerados los más charlatanes y lo he podido comprobar personalmente durante toda mi vida, porque me han acompañado siempre este tipo de gatos y otros de raza de pelo largo, con los que he tenido ocasión de compartir momentos, efectivamente son bastante mas silenciosos.

Lo que sí está claro, es que los gatos con su “amo” se comunicarán con un mayor lenguaje que con el resto de los habitantes de la casa o de las personas con las que se relacionan.

 

Lenguaje de los gatos

Hoy venimos con un nuevo artículo sobre los gatos, hoy hablaremos sobre el lenguaje de los gatos y como podemos conocer un poco más a nuestro gato. Los gatos como todos los seres vivos sobre la tierra necesitan un lenguaje para poder comunicarse con otros seres vivos, o con otros gatos.

Los gatos y más en concreto los gatos domésticos, no son esos seres solitarios e independientes que se pensaba,  su domesticación fue por voluntad propia y esto ha desarrollado una comunicación en la que se incluye el lenguaje interespecífico (entre gatos y con otras especies de seres vivos). En el antiguo Egipto los gatos fueron queridos gracias a sus grandes habilidades como cazadores de pequeños animales (ratones, serpientes, ratas) por lo tanto no fue domesticado a la fuerza, sino que fue domesticado con el fin de obtener de estos animales un beneficio para las antiguas civilizaciones, en este caso para el antiguo Egipto. Todos los animales de la tierra, los mas grandes, los más pequeños, necesitan un lenguaje con el que poder comunicarse, para procrear y defenderse.

 La mímica en el lenguaje de los gatos

Los gatos poseen cientos de músculos en la cara lo que le permiten una gran cantidad de combinaciones de gestos, movimientos de orejas, movimientos de pupilas, bigotes y pelos. Pongamos un ejemplo, las orejas dirigidas hacia delante indican cierto grado de atención, las orejas dirigidas hacia atrás indican una amenaza de ataque, aunque no todos los gatos son iguales en los gestos, la gran mayoría suelen mostrar estos gestos. Los bigotes extendidos hacía delante indican tensión y actividad inminente. La apertura de los ojos nos puede indicar el estado de ánimo de nuestro gato, los suelen abrir mucho ante los extraños indicando con esto que están muy atentos a cualquier movimiento. El bostezo de un gato no tiene el mismo significado que en los humanos, para los gatos un bostezo significa que esta relajado y que todo va bien.

Las voces de los gatos

Los gatos disponen de un amplio repertorio de sonidos para las distintas situaciones en las que se encuentren. Las gatas en celo son capaz de mantener un dialogo con los pretendientes en cambio, las mamas  usan una serie de sonidos para comunicarse con sus crías. Todavía no se conoce bien cómo funciona el aparato vocal del gato, durante años se pensó que los gatos poseían una doble glotis, con varios tipos de cuerdas vocales, las superiores y las inferiores. Se pensaba que el maullido del gato se producía por las vibraciones de las cuerdas vocales inferiores, y el ronroneo por las cuerdas vocales superiores. Actualmente no se sabe con exactitud si esto es realmente así. La expresividad en el sonido de los gatos, depende entre otros factores de su raza, las razas con el pelo largo suelen ser mas silenciosas que las razas de pelo corto.

Señales olfatorias en los gatos

Los gatos desde el día en el que nacen suelen tener un sentido del olfato muy desarrollado, esto le sirve de contacto con su madre, ya que los gatos al nacer, nacen ciegos y sordos. Los gatos poseen su propio olor corporal, como todos los animales mamíferos, los gatos tienen una serie de glándulas que segregan sustancias aromáticas. Los gatos que conviven con nosotros, los gatos domésticos tienen la costumbre de impregnarnos con su olor. Los gatos macho suelen marcar el territorio con la orina, esto las gatas no lo suelen hacer, los machos poseen un saco anal que desprende un olor muy fuerte para nosotros, los humanos. Las gatas, en cambio no suelen tener este olor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *